Los investigadores han demostrado por primera vez que las moléculas asociadas a la dieta en el intestino están relacionadas con el cáncer de próstata agresivo, lo que sugiere que las intervenciones dietéticas pueden ayudar a reducir el riesgo.

Aunque será necesario realizar más investigaciones, el autor principal del estudio afirma que los resultados del análisis del equipo de casi 700 pacientes pueden tener implicaciones clínicas para el diagnóstico y la prevención del cáncer de próstata letal.

Más información, aquí