Tras estudios anteriores en modelos de ratón, se demostró que la composición de la microbiota intestinal afecta a la respuesta de los pacientes con melanoma, y los que padecen cáncer de pulmón o riñón avanzado, a la terapia de puntos de control inmunitarios, así como al control del tumor.

Más información, aquí