El cáncer es la segunda causa de mortalidad a nivel mundial, y es bien conocida la implicación de los microbios en varias enfermedades, incluido el cáncer. Se sabe que el microbioma intestinal tiene un papel esencial en la regulación de la salud y la fisiología del huésped.

La microbiota intestinal y sus metabolitos pueden inducir vías inmunológicas y celulares para eliminar patógenos invasores y desencadenar una respuesta inmunitaria para prevenir el cáncer. La microbiota intestinal puede incluso afectar a la eficacia de los fármacos quimioterapéuticos. Mientras que la microbiota comensal activa inflammasomas que mantienen la integridad celular e intestinal del huésped, la disbiosis en el intestino puede conducir a la tumorigénesis y está asociada con aproximadamente el 20% de todos los cánceres. En este artículo se analiza el papel de la microflora intestinal tanto en la génesis del cáncer como en su prevención.

Discutimos los microbios específicos que pueden contribuir al desarrollo del cáncer. Se especula que varias bacterias con características probióticas pueden utilizarse como agentes bioterapéuticos para restablecer la población microbiana e inducir una fuerte respuesta inmunitaria para eliminar los cánceres, y esto debería ser objeto de futuras investigaciones.

Más información, aquí