El cuerpo humano está colonizado por células microbianas que se estima que son tan abundantes como las células humanas, pero su genoma es aproximadamente 100 veces el genoma humano, lo que proporciona una diversidad genética significativamente mayor.

En la última década se ha observado una explosión de interés por examinar la existencia de la microbiota en el cuerpo humano y comprender su papel en diversas enfermedades, como la enfermedad inflamatoria intestinal, las enfermedades neurológicas, los trastornos cardiovasculares y el cáncer.

Muchos estudios han demostrado la existencia de una composición comunitaria diferencial entre el tejido normal y el canceroso, lo que ha allanado el camino para las investigaciones centradas en descifrar las relaciones causa-efecto entre microbios específicos y el inicio y la progresión de diversos cánceres. También están evolucionando las estrategias para alterar la disbiosis asociada a los tumores y hacerla avanzar hacia la eubiosis con enfoques holísticos para cambiar todo el vecindario o para neutralizar las cepas patógenas.

En esta revisión, analizamos importantes bacterias patógenas y los mecanismos subyacentes por los que afectan a la progresión del cáncer. Resumimos las principales alteraciones de la microbiota observadas en múltiples nichos tumorales, su asociación con los estadios clínicos y su posible uso en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Por último, analizamos los enfoques terapéuticos basados en la microbiota.

Más información, aquí.